El Juicio - Reflejo de lo Que Somos

No Juzgues y No Serás Juzgado

Una de las cualidades más dañinas en contra del éxito es la codicia y la soberbia. – Jim Rohn

Codicia es el deseo excesivo de dinero, poder o riquezas, o, apetito desordenado de riquezas.

La soberbia es orgullo o sentimiento de superioridad frente a los demás que provoca un trato despectivo y desconsiderado hacia ellos, o, rabia o enfado que muestra una persona de manera exagerada ante una contrariedad.

Estas cualidades negativas no están relacionados con aquellos que poseen grandes cantidades de dinero, o un estrato social específico. Una persona que vive en la calle, sin ninguna posesión puede presentar estas cualidades, como alguien en un estrato de pobreza o riqueza.

En fin, lo que quiero decir es que estas cualidades destructivas causan un daño irreparable en la conciencia del que las posee, por cuanto las mismas se esconden detrás de máscara sutil de misericordia y humildad.

¿Cómo es esto posible?

Digamos que tenemos una persona cómoda financiera mente, que le llamaremos Juan y su amigo Tony. Juan ha logrado un éxito definido por su disciplina y convicción de lo que quería, luego de varios años, Juan desea comprarse un auto que no se dañe constantemente, o sea un Mercedez Benz, BMW o Bentley, visita a Tony que no ha tenido mucho éxito, y vive una vida promedio, llegando con su auto nuevo.

Juan normalmente invierte sobre 20% de sus ganancias para caridades y la iglesia local, añadido a un 10% por su tradición religiosa, siendo un total de 30% de sus ganancias. Digamos que sus ganancias mensuales son $3 millones de dolares, o sea que este da sobre $900 mil dolares en caridades mensualmente.

Tony ve que este llega con su, digamos, Bentley y le dice, yo hubiera utilizado ese dinero para ayudar a los pobres.

Analicemos la historia por un momento. ¿Tú crees que este comentario viene de un corazón humilde o uno codicioso? En esencia, el comentario está totalmente fuera de lugar y refleja un corazón codicioso y envidioso, puesto que este busca en su esencia juzgar el acto de un hombre quién invirtió en un auto que cuesta más que las ganancias anuales de su amigo Tony, por una vida. Tony ve esta acción en base a su limitación económica y no en base a la realidad que Juan da tal vez 100 veces más a caridades de lo que el tal vez da, si es que este da a caridades.

El juicio que hacemos contra otros es un reflejo preciso de lo que realmente nosotros detestamos de nosotros mismos. Es por esto que en la Biblia, el libro más vendidos en el mundo, en una de sus enseñanzas aconseja el no juzgar a los demás para que no seas juzgado.

En el mundo financiero el juicio sin fundamentos, dirigido por la percepción personal, puede causar estragos irreparables que pueden hacer que tu negocio fracase sin oportunidad de volverlo a levantar.

Ejemplo de esto lo podemos observar en la compañía Apple® cuando tomó la decisión de despedir a su fundador Steve Jobs, este acto le causó un daño irreparable el cual lo llevó al punto de la bancarrota, no fue hasta que Steve Jobs vuelve a tomar las riendas y restablece las relaciones profesionales con Microsoft®, que volvieron aparecer en el mapa de la tecnología.

Un procedimiento importante que debes siempre considerar antes de opinar ante los actos de otros es tener todos los argumentos correctos como resultado de una extensa investigación y corroborado por fundamentos reales y confiables. Es entonces que tomas una decisión.

¿Porqué es esto importante?

Para tener éxito es necesario aprender a reunir y trabajar con un equipo de personas correctas, personas que tengan las mismas ambiciones que tu tienes y que no necesiten de motivadores para funcionar. Si no tienes una capacidad confiable de juzgar a los demás en base a la verdad y no tus emociones, la vida te puede traer a las personas correctas y tu mismo rechazarlas por juicio equívocos emocionales.

En conclusión, es importante que aprendamos a ser justos con nosotros mismos, muchos CEO de compañías muy exitosas voluntariamente toman exámenes psicológicos para de esta manera saber en donde se encuentran parados. Evitando ser ellos la causa de posibles fracaso a causa de malos procedimientos de toma de decisiones en base a problemas emocionales y no en base a realidades comprobadas. Conociendo esto, antes de que juzgues a una persona, procura que el juicio no es basado en un juicio contra ti mismo. No juzgues emocionalmente, para que tu juicio emocional no revele lo que eres realmente, o sea, para que no seas juzgado.

Nos vemos en el tope del mundo.

P.S. Si deseas vivir una vida libre financiera baja nuestra guía gratuita: