Adult Stem Cell

¿Qué son las Células Madres?

Hay una gran controversia sobre las células madres y muchos malos entendidos. Uno de ellos es el pensamiento que los tratamientos de células madres son algo innovador, muchas personas piensan que es algo nuevo pero en realidad no lo es.

Las células madres son tan legendarias como es la vida sobre la tierra. Las células son los seres vivientes más pequeños que existen. Estos seres vivientes se agrupan en organizaciones sociales, hablando figurativamente, las cuales les conocemos como moléculas o estructuras moleculares.

Por ejemplo, la estructura molecular que mantiene todo unido se llama laminina. La laminina es una estructura molecular cuyo propósito principal es mantener unido lo que llamamos materia. Cada grupo molecular en nuestro cuerpo está compuesto de millones y millones de moléculas, y cada molécula en sí tiene encerrado toda la fuente de dato, en la cual se retiene toda la información sobre lo que somos, como estamos formados y nuestra estructura física.

En otras palabras, las células son las responsables de la persona que ves frente al espejo todas las mañanas. Un mal funcionamiento en la estructura molecular puede crear trastornos degenerativos que pueden amenazar aún nuestra vida.

Las células madres, por otra parte son las únicas células que pueden transformarse en cualquier célula que nuestro cuerpo necesite. Las células madres son las responsables de restaurar y renovar nuestro cuerpo. Es por esto que se les conoce como el sistema de renovación natural del cuerpo. Estas tienen grabadas en sí toda la información necesaria para restaurar cada parte de nuestro cuerpo. Son los ingenieros, arquitectos y carpinteros de nuestro sistema.  Las mismas se encuentran en la médula ósea y son liberadas en el sistema cuando un órgano de nuestro cuerpo envía una señal que necesita renovarse.

Para entender el proceso de las células madres tomemos como ejemplo un ataque de corazón. Cuando una persona sufre de un ataque de corazón, este órgano muscular libera un compuesto llamado SDF-1, sustancia que atrae a las células madres, cuando las células madres llegan al corazón comienzan a reproducirse para así reconstruir la masa celular que fue destruida durante el ataque cardiaco. De la misma manera, se ha comprobado científicamente que el tratamiento de células madres han logrado unos avances milagrosos en tratamientos degenerativos como el mal de Alzheimer y el Parkinson. También se ha demostrado que este tratamiento promueve una mejoría milagrosa para el tratamiento del Lupus.

La controversia que se ha presentado a causa del descubrimiento del poder regenerativo de las células madres es la forma en que esta se puede obtener. Las células madres se obtienen de varios tipos de fuentes entre ellos fetos (humanos u ovinos), por donación del cordón umbilical, por donación de médula ósea y por último por medio de un alga milagrosa llamada Aphanizomenon flos-aquae, mejor conocida como AFA.

En estudios científicos, las personas que consumieron AFA reportaron muchos beneficios, principalmente tres (3) beneficios:

  • Beneficios sobre condiciones inflamatorias (como el Lupus).
  • Beneficios sobre el sistema inmunológico.
  • Beneficios sobre la mente. La habilidad de concentrarse, desarrollando una energía mental.

Otros beneficios se mostraron en múltiple sistemas como la piel, el hígado, el páncreas, en el sistema cardiovascular y el cerebro, entre otros. Lo que hizo que la comunidad científica se asombrara como un simple producto puede afectar y dar muchos beneficios en diferentes áreas del cuerpo.

Estos estudios revelaron que las células madres adultas de la médula ósea constituyen el sistema natural de restauración y renovación del cuerpo. Si una célula madre adulta va al hígado, la persona experimenta una mejora en el funcionamiento de este órgano. En otra persona, si las células madres adultas viajan al corazón, ésta persona va a experimentar un mejoramiento en el funcionamiento del corazón. Y así sucesivamente.

Los estudios también revelaron que la consumación de AFA en el cuerpo provoca la liberación de las células madres adultas. Por cuanto las células madres adultas constituyen el sistema de restauración natural, el consumir AFA es una necesidad básica del cuerpo y se aconseja que personas, específicamente personas de una edad adulta, consuma esta sustancia. Cuando una persona consume AFA, la misma provoca la liberación en la sangre de un 30% de células madres adultas lo que equivale de tres (3) a cuatro (4) millones de células. AFA también provoca la migración de las células madres a los diferentes tejidos del cuerpo.

El AFA promueve la protección de una proteína que es necesaria en las células madres, proteína que se encuentra en la superficie de éstas células, llamada ele-celestina, la cual tiene un papel muy importante en el funcionamiento de las células madres adultas presente en la médula ósea. Esta proteína es la que provoca la liberación de las células al torrente sanguíneo. La AFA tiene, a la misma vez, otro compuesto que promueve la migración de las células fuera de la sangre hacia los tejidos del cuerpo.